Los Próximos Pasos

Día 20: La Adoración

¿Por qué es tan importante para mí adorar y alabar a Jesús?


Alaba, alma mía, al Señor; alabe todo mi ser su santo nombre.

Salmo 103:1

Nota: Los Días 20 y 21 fueron escritos por Wendy Becket, mi amada esposa desde 1961.

Cuando los cristianos alaban a Jesús y Le cantan, ¿es porque Dios, el Rey del universo, necesita la adoración de los seres humanos? No realmente, aunque podemos estar seguros de que Dios se deleita en nuestra adoración. De hecho, a mi, la alabanza y la adoración me ayudan a dirigir mis pensamientos hacia mi Salvador, Amigo y Señor en vez de en mí mismo.

Cuando meditamos en Su bondad, Su increíble amor, Su muerte sacrificadora por nosotros, y Su gran poder en nuestra vida, la reacción más natural es la adoración y la alabanza. La gratitud brota en nosotros de manera espontánea.

David, el gran rey de Israel, era un adorador. Los Salmos dejan ver su corazón desbordante de gratitud y amor hacia Señor.

  • Den gracias al Señor, porque Él es bueno; su gran amor perdura para siempre (Salmo 107:1).
  • Grande es el Señor, y digno de suprema alabanza (Salmo 48:1).
  • ¡El Señor vive! ¡Alabada sea mi roca! ¡Exaltado sea Dios mi Salvador! (Salmo 18:46).

Mientras realiza sus actividades cotidianas, alabe a Dios por quién es. Dígale que le ama. Algunos días no se sentirá muy agradecido, pero cuánto más le alabe durante el día, más sentirá Su gozo y verá las cosas desde Su perspectiva. Su vida diaria adquirirá todo un nuevo significado.

Día 21: La Oración


Desde la salida del sol hasta el ocaso, sea el nombre del Señor alabado. ¿Cómo alabará usted a Dios, hoy, durante el transcurso del día?

Conéctese con alquien

Artículos relacionados

¿Que es la Adoración a Dios?

No se trata de nosotros, sino de Dios.

Lea más