Los Próximos Pasos

Día 29: Los Próximos Pasos

¿Y ahora, qué sigue?


¡Qué profundas son las riquezas de la sabiduría y del conocimiento de Dios! ¡Qué indescifrables sus juicios e impenetrables sus caminos!

Romanos 11:33

Hace poco escuché a una anciana cristiana decir con tristeza: “Mi vida de oración no se acerca siquiera a lo que me gustaría que fuera.” No se trataba de falsa humildad. Era el lamento de quien ansía conocer más y más a Jesús.

El Apóstol Pablo también era ya muy mayor cuando dijo, con una pasión similar: “Quiero conocer a Cristo.” Él nos recuerda al atleta que se esfuerza por llegar a la meta final y continúa diciendo: “Olvidando lo que queda atrás y esforzándome por alcanzar lo que está delante, sigo avanzando a la meta para ganar el premio que Dios ofrece mediante su llamamiento celestial en Cristo Jesús“ (Filipenses 3:10, 13–14).

T. Austin-Sparks, reflexionando sobre la inmensidad de Cristo, dijo: “El efecto de la obra del Espíritu Santo en nosotros es el de llevarnos a la orilla de un inmenso océano que se extiende mucho más allá de lo que podemos llegar a divisar; y sobre lo cuál sentimos: ¡qué profundidad y plenitud, la de Cristo! Si llegamos a vivir tanto como el hombre que más haya vivido, todavía seguiremos en la orilla de esta vasta inmensidad que es Cristo” (T. Austin Sparks, La Escuela de Cristo).

Este estudio termina mañana. ¡Felicitaciones! ¡Usted ha seguido los Próximos Pasos durante 30 días! Le animo a que continue creciendo, ya que apenas está comenzando. ¡Hay mucho más! Y usted tiene la capacidad de recibir mucho más. ¡Conocer a Cristo es una búsqueda de toda una vida!

Día 30: Portadores de Luz


Estamos en una carrera donde nuestra meta es el cielo. ¿Qué espera encontrar en el cielo?

Conéctese con alquien