Devocional Semanal

Belleza Externa y Belleza Interna

¿Qué tal es la persona que realmente conoce a Jesús y camina con Él? La gracia y misericordia de Dios se reflejan en esta persona, y como resultado esta persona habla y actúa de buena forma.

Escrito por Hope on 23/03/2014

 “No se interesen tanto por la belleza externa: los peinados extravagantes, las joyas costosas o la ropa elegante. En cambio, vístanse con la belleza interior, la que no se desvanece, la belleza de un espíritu tierno y sereno, que es tan precioso a los ojos de Dios.” 1 Pedro 2:3-4 

Impresiones que permanecen

¿Ha visto a una persona que es bastante atractiva—alguien que detiene el tráfico? Personas que reflejan la belleza que viene de parte de Dios también provocan una gran impresión, pero mucha gente ignora esto cuando aparece la siguiente persona atractiva.

¿Qué tal la persona que realmente conoce a Jesús y camina con Él? La gracia y misericordia de Dios se reflejan en esta persona, y como resultado esta persona habla y actúa de buena forma. Pero, ¿prestan las personas atención cuando otros viven de esta forma? Tal vez no lo notemos al principio, pero sus obras que reflejan a Dios, dejan una impresión de bondad que impactan a las vidas de otros.

Los dos tipos de personas descritas anteriormente dejan una impresión. Pero solo el segundo puede impactar a otros dejando consecuencias eternas.

Impresión Pasajera vs. Duradera

La Biblia nos dice que “Engañoso es el encanto y pasajera la belleza; la mujer que teme al Señor es digna de alabanza” (Proverbios 31:20). Dios quiere que los hombres y las mujeres nos preocupemos más por nuestro carácter y nuestra belleza interna que en nuestra belleza externa.

La cita bíblica de hoy nos dice que no prestemos tanta atención a la belleza externa, pero que cultivemos “la belleza interior, la que no se desvanece, la belleza de un espíritu tierno y sereno” (1 Pedro 3:3-4). No hay nada malo con que usted quiera verse bien, pero debemos recordar que la belleza externa y su impacto se desvanecen rápidamente. Pero la belleza interna crece a lo largo de la vida, de tal forma que la gente nota su carácter en vez de su apariencia. Y esto glorifica a Gloria.

Vida Eterna

Cuando compartimos del amor de Dios con otros les ayudemos a encontrar vida eterna: “Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna.” (Juan 3:16). Y “Ciertamente les aseguro que el que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna y no será juzgado, sino que ha pasado de la muerte a la vida” (Juan 5:24).

En agradecimiento al amor de Dios y a Su Santo Espíritu trabajando en nosotros, podemos dejar que Dios nos use para cambiar el destino eterno de alguien en vez de solamente dejar una impresión fugaz de belleza.

ORAR, INTERESARSE POR OTROS Y COMPARTIR A JESÚS

“Haciendo discípulos donde vamos.”
Mateo 28:19-20

Jesús es nuestro ejemplo en todo lo que hacemos (1 Pedro 2:21). Él ordena a todos Sus seguidores a que hagan discípulos de todas las naciones, bautizándoles y enseñándoles todas las cosas que Él nos ha mandado (Mateo 28:19-20). Escuchamos y seguimos Sus mandamientos, no como esclavos que hacen un trabajo, sino como hijos que gustosamente obedecen un Padre amoroso y bondadoso.

¿Cómo puede hacer discípulos a donde quiera que vaya? Primero, siga a Jesús y viva su fe diariamente a través de la oración y preocupándose por las personas a su alrededor y compartiendo acerca de Jesús en cada oportunidad que tenga. Desarrolle el hábito de hablar del Señor con otros.

Segundo, esté atento para poder identificar a creyentes a su alrededor que anhelan seguir los mandamientos de Jesús, pero no saben cómo. Algunos creyentes no han aprendido cómo compartir las Buenas Nuevas. Use lo que ha aprendido en esta guía para enseñarles a otros a compartir acerca de Jesús con los demás.


Ore esta semana:

Para que usted obedezca el llamado de Dios en su vida

¿Le gusta este contenido?

¿Le gustó lo que acaba de leer? Suscríbase para recibirlo en su buzón como un e-mail

Suscríbase