Devocional Semanal

¿Cómo Puede Evangelizar a Otros?

Así que, ¿cuál es la mejor manera de compartir el amor de Dios hacia aquellos que están cerca de usted y a las demás personas que está conociendo?


“Las palabras de Pedro traspasaron el corazón de ellos, quienes le dijeron a él y a los demás apóstoles: «Hermanos, ¿qué debemos hacer? » Pedro contestó: «Cada uno de ustedes debe arrepentirse de sus pecados y volver a Dios, y ser bautizado en el nombre de Jesucristo para el perdón de sus pecados. Entonces recibirán el regalo del Espíritu Santo. Esta promesa es para ustedes, para sus hijos e incluso para los gentiles, es decir, para todos los que han sido llamados por el Señor nuestro Dios. » Entonces Pedro siguió predicando por largo rato, y les rogaba con insistencia a todos sus oyentes: «¡Sálvense de esta generación perversa!». Los que creyeron lo que Pedro dijo fueron bautizados y sumados a la iglesia en ese mismo día, como tres mil en total.” (Hechos 2:37-41)

A nosotros como cristianos se nos ha dicho que “si alguien les pregunta acerca de la esperanza cristiana que tienen, estén siempre preparados para dar una explicación.” (1 Pedro 3:15), y “procuren llevar una vida ejemplar entre sus vecinos no creyentes (1 Pedro 2:12) para así traer honra a Dios. Así que, ¿cuál es la mejor manera de compartir el amor de Dios hacia aquellos que están cerca de usted y a las demás personas que está conociendo?

La Roca

Pedro fue uno de los primeros discípulos, y también fue uno de los más sobresalientes. Él había estado profundamente involucrado en el negocio familiar de la pesca junto con su hermano Andrés. Sin embargo, cuando Jesús los llamó para ser Sus seguidores, “enseguida dejaron las redes y lo siguieron”. (Mateo 4:20) Pedro demostró su determinación (algunos dirían impulsividad) dejando atrás su profesión para lanzarse a lo desconocido.

El nombre de Pedro había sido Simón pero el nuevo título que Jesús le dio fue Pedro que significa “Roca”. Jesús prosiguió a decir “sobre esta roca edificaré mi iglesia”. (Mateo 16:18). En el pasaje bíblico de hoy, Pedro predica a miles de personas para comenzar a establecer la Iglesia del Señor. El tiempo que pasó con Jesús y el poder del Espíritu Santo habían transformado a este pescador de poca cultura en un poderoso mensajero del evangelio. Después de ese discurso, Pedro continuó edificando la Iglesia, en persona y a través de sus cartas a los nuevos cristianos. Eventualmente, estas cartas llegaron a formar parte de la Biblia – 1ra y 2da Pedro – y hasta el día de hoy, continua fortaleciendo a los seguidores de Jesús.

Dones Singulares

Así como a Pedro, Dios le ha hecho a usted especial. Él nos ha dado a cada uno de nosotros talentos y habilidades singulares. ¿De qué forma está sintiendo el llamado de Dios en su vida? Cualquiera sea su profesión o empleo, Dios puede usarle a usted. Puede que Él no le pida que los abandone para convertirse en un predicador como lo hizo con Pedro. De hecho, el gran apóstol Pablo tenía una profesión, el “se quedó a vivir y a trabajar con ellos (amigos que) eran fabricantes de carpas de campaña al igual que él” (Hechos 18:3). Con las habilidades y personalidad singulares que Dios le ha dado, usted puede servir a Dios ahí donde está. Al pasar tiempo a solas con el Señor y dejar que el poder del Espíritu Santo obre en usted, usted también será capaz de compartir a Jesús con otros.

¿Así que, en qué áreas sobresale usted? Ore para que Dios le ayude a tomar buenas decisiones mientras le sirve y representa. “Y todo lo que hagan o digan, háganlo como representantes del Señor Jesús y den gracias a Dios Padre por medio de él.”(Colosenses 3:17)

ORAR, INTERESARSE POR OTROS Y COMPARTIR A JESÚS

Pasaje Bíblico: Hechos 2:37-41

¡La Biblia nos dice que el apóstol Pedro predicó el mensaje de salvación a una multitud que se había reunido para un festival religioso, y tres mil personas fueron salvos!

La semana pasada le presentamos varias formas de presentar el evangelio. Esta semana queremos desafiarle a que le pregunte a Dios cuál de éstas es la mejor para usted. Él lo sabe. Entonces, cuando Él le conteste, úsela.

Cuando usted está vigilante, alerta y expectante, usted verá oportunidades preparadas por Dios para compartir a Cristo con otros en medio de sus circunstancias diarias. Aquí hay dos ejemplos personales de cómo Dios puede obrar de forma similar en su vida:

  • Después de meses y años de alimentar consistentemente una amistad, mi amigo me dijo: “Ahora dime, ¿cómo puedo seguir a Cristo como tú lo haces?”
  • Después de preguntarle a un guardia de seguridad cómo podía orar por él, me dijo: “¿cómo consigo que Jesús me salve?”

¡Ambas situaciones son reales!

Aquí tiene algunas sugerencias para compartir su fe:

Recuerde que el compartir el evangelio es más que compartir datos. Es una invitación a una nueva vida. Siempre dele a la persona la oportunidad de decirle “Sí” al amor y el perdón de Jesús. Si están dispuestos, guíelos a que oren pidiendo perdón por sus pecados e invitando a Jesús a ser su Señor y Salvador.


Ore esta semana:

Que usted encuentre la mejor manera de compartir el evangelio

¿Le gusta este contenido?

¿Le gustó lo que acaba de leer? Suscríbase para recibirlo en su buzón como un e-mail

Suscríbase

Artículos relacionados

Descubriendo Necesidades

Jesús dijo, “Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá”.

Lea más