Devocional Semanal

Deles su Pan Diario

Dios sabía lo que yo necesitaba, incluso cuando yo mismo no lo sabía

Escrito por Hope on 13/09/2016

“Además, el Espíritu Santo nos ayuda en nuestra debilidad. Por ejemplo, nosotros no sabemos qué quiere Dios que le pidamos en oración, pero el Espíritu Santo ora por nosotros con gemidos que no pueden expresarse con palabras.”

(Romanos 8:26)

En más de una ocasión he estado demasiado triste o con mucho dolor como para articular mi oración con palabras. Sin embargo, nunca he sentido que Dios me haya abandonado; nunca me sentí que no estaba en comunión con Él. Sentía como que algo dentro de mí aún le estaba llamando, aunque yo no podía expresar lo que necesitaba. Dios sabía lo que yo necesitaba, incluso cuando yo mismo no lo sabía.

Necesidades Diarias

Una de las frases que Jesús enseñó a sus seguidores para que oraran fue “Danos hoy el pan nuestro de cada día.” (Mateo 6:11) Esta puede ser una forma de pedirle a Dios que satisfaga todas nuestras necesidades. Claro que, “pan” no fue lo único que Jesús le pidió al Padre, y nosotros necesitamos más que solamente comida. Es tan maravilloso el que la Biblia nos dé tantos ejemplos de Jesús orando, así sabemos que, nosotros Su seguidores, podemos venir al Padre con todas nuestras oraciones.

Necesitando Salvación

Antes de morir, Jesús oró: “por todos los que creerán en mí por el mensaje de ellos (los discípulos). ... Y que ellos estén en nosotros, para que el mundo crea que Tú me enviaste.” (Juan 17:20-21). Lo más importante que cada persona necesita es la Salvación de Dios - la oportunidad de conocer y vivir para Jesús. Muchas personas no saben que existe un Dios, y mucho menos que necesitan al Señor.

Comparta Su Pan

Cuando usted comparte su fe con sus amigos, puede que ellos no sean capaces de decirle qué necesitan. Usted puede dejarles saber que está bien no saber, ya que Jesús lo incluyó en el Padre Nuestro cuando dijo “danos hoy el pan nuestro de cada día”. Jesús, también, le dijo a sus discípulos que el “Padre sabe exactamente lo que necesitas, incluso antes de que se lo pidas.” (Mateo 6:8) Quizás sus amigos le dejen orar por sus necesidades - tanto las que conocen y como las que no conocen. ¡Qué gran testimonio!


Ore esta semana:

Que Dios le de el valor para preguntarle a una persona en necesidad si puede orar por ella sobre a su necesidad.


Es fácil compartir nuestro tiempo, energía y dinero con las personas pero es más difícil “compartir las Buenas Nuevas”. ¿Por qué cree usted que esto es así? ¿Qué haría usted hoy, para dirigir al mundo hacía Jesús? ¿No está seguro? Pida ayuda a un cristiano para aprender más sobre cómo compartir las Buenas Nuevas.

Haga clic AQUÍ para aprender más.

¿Le gusta este contenido?

¿Le gustó lo que acaba de leer? Suscríbase para recibirlo en su buzón como un e-mail

Suscríbase