Devocional Semanal

Hablando con Dios

La oración es hablar con Dios de manera reverente y amorosa.


"Confiésense los pecados unos a otros y oren los unos por los otros, para que sean sanados. La oración ferviente de una persona justa tiene mucho poder y da resultados maravillosos.”

Santiago 5:16

¿Alguna vez ha usado el acróstico CASA para orar? Cada letra representa un aspecto de la oración. No es el único modelo ni el modelo correcto, pero nos puede ayudar a recordar algunos de los puntos básicos que debemos cubrir cuando nos acercamos en oración a nuestro Padre Celestial:

C = Confesión (de nuestros pecados)
A = Adoración (alabanza)
S = Súplica (peticiones)
A = Agradecimiento (dar gracias a Dios)

Confesión de Pecados

“Pues todos hemos pecado; nadie puede alcanzar la meta gloriosa establecida por Dios.” (Romanos 3:23) “Son sus pecados los que los han separado de Dios.“ (Isaias 59:2) pero, ¡queremos estar cerca de Él! Si confesamos nuestros pecados al Señor, “él es fiel y justo para perdonarnos nuestros pecados” (1 Juan 1:9). El aferrarnos a nuestros pecados levanta una barrera entre Dios y nosotros. Confesar y arrepentirnos de nuestros pecados destruye esa barrera.

Adoración y Alabanza

¡Nuestro Dios y Creador es maravilloso y merece toda nuestra alabanza! Es por eso que es bueno alabar a Dios cuando oramos. También nos da la perspectiva correcta: La grandeza y el poder de Dios comparado con nuestra pequeñez. Jesús comienza el Padre Nuestro reconociendo el amor paternal de Dios, Su bondad y Su autoridad sobre toda la tierra: “Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.” (Mateo 6:9-10)

Súplica y Peticiones

Jesús nos enseñó que podemos pedir por nuestras necesidades, y ser persistentes en pedir: “sigan pidiendo y recibirán lo que piden; sigan buscando y encontrarán; sigan llamando, y la puerta se les abrirá.” (Lucas 11:9) Podemos estar confiados en que “Él nos oye cada vez que le pedimos algo conforme a Su voluntad”. (1 Juan 5:14)

Agradecimiento y Gratitud

¿Cómo le ha bendecido Dios? ¿Cómo ha demostrado Su amor hacia usted? Por supuesto, estamos agradecidos por Sus bendiciones, pero inclusive podemos estar agradecidos por los problemas y tiempos difíciles porque Dios puede usarlos para acercarnos a Él. La Biblia nos dice que “sean agradecidos en toda circunstancia, pues ésta es la voluntad de Dios para ustedes, los que pertenecen a Cristo Jesús.” (1 Tesalonicenses 5:18)

Los Evangelios nos relatan cómo Jesús iba al Padre en oración, una y otra vez, día tras día. Nosotros debemos seguir Su ejemplo y “orar sin cesar”. (1 Tesalonicenses 5:17)

Ayudemos a Otros a Orar

Pasaje Bíblico: Santiago 5:16

En la Biblia, Dios nos habla claramente sobre el poder de la oración del justo. ¿No es maravilloso que el Creador del universo desea que nosotros nos acerquemos a Él en oración? Aún más, ¡Dios se mueve poderosamente cuando Sus hijos oran conforme a Su Palabra!

Veamos algunos aspectos que usted puede usar para enseñarle a un nuevo cristiano sobre la oración.

Enseñándole a Alguien a Orar

La oración juega un papel vital en la relación de una persona con Dios. La oración debe convertirse en un hábito de su vida. Anime a su discípulo a pasar quince minutos diarios a solas con Dios. Recuérdele que puede usar la Biblia como base para sus oraciones.

El Padre Nuestro (Mateo 6:8-15) es un excelente modelo para enseñar sobre la oración. Al principio, usted puede orar con aquellos a quien usted esté discipulando, ayuando, etc., esta oración, lentamente, enfatizando un corazón sincero que se conecta con Dios. Después, usando este modelo, puede expandir y personalizar el tiempo de oración.

Aliente a la(s) persona(s) a iniciar un diario de oración. Ellos pueden anotar sus oraciones y llevar un registro de las oraciones que Dios ha contestado.

También, anímele a tener un tiempo durante la oración para “estar quieto” delante de Dios – solamente estando con Él y escuchándole. (Salmo 46:10)


Ore esta semana:

¡ORE AHORA!

“Señor, te pido que me uses para enseñar a otros a orar cómo Tú oras. Permíteles ver la maravilla de la oración y de la relación íntima que deseas con nosotros. En el nombre de Jesús, Amén."


¿Le gusta este contenido?

¿Le gustó lo que acaba de leer? Suscríbase para recibirlo en su buzón como un e-mail

Suscríbase

Artículos relacionados

¿Necesitamos Fama para Influenciar a los Demás?

La verdad es que no necesitamos ser famosos para influenciar a otros.

Lea más

¡Manténgase Orando!

A veces parece que hay muchas cosas por las cuales orar y pocas personas orando.

Lea más

Sanación Eterna

¿Qué es mejor; vivir con la enfermedad o ser sanado?

Lea más