Devocional Semanal

¿Era el plan de Dios que existiera la maldad en el mundo?

Originalmente, Dios creó un mundo perfecto y pacífico, pero nuestras decisiones permitieron que el mal entrara al mundo.

Escrito por Hope on 05/10/2014
Temas: Maldad, Dios

“quien quiere que todos se salven y lleguen al conocer la verdad.” 1 Timoteo 2:4

En el principio, Dios creó los cielos, la tierra y todos las cosas que existen en ella. Cuando Dios creó al ser humano, Él les dio libre albedrío. Eso significa que podemos escoger seguir en los caminos de Dios o podemos escoger apartarnos de Él. Originalmente, Dios creó un mundo perfecto y pacífico, pero nuestras decisiones permitieron que el mal entrara al mundo.

Escogiendo No Seguir A Dios

La Biblia registra que Dios le dio a Adán, el primer hombre, instrucciones específicas de evitar “el árbol del conocimiento del bien y del mal.” (Génesis 2:17) Sin embargo, Adán escogió desobedecer las instrucciones de Dios. Como resultado, “el pecado entró en el mundo. El pecado de Adán introdujo la muerte”. (Romanos 5:12) La intención de Dios era que Adán no comiera ese fruto. Es por eso que Dios le dio la advertencia. Podemos ver que la maldad existe en el mundo porque la gente escoge apartarse de Dios y no porque Dios desea la maldad en el mundo.

El Ejemplo Del Alfarero

¿Nos creó Dios para la maldad? No. Dios creó a los seres humanos “a su propia imagen.” El libro de Isaías compara a Dios con un alfarero, y a nosotros con el barro. El alfarero moldea el barro para que sea la buena vasija que él desea. El alfarero no crea la vasija para que luego se dañe con hongo. Tampoco Dios nos creó para ser corrompidos por el pecado. Así como el alfarero no desea que su vasija sea destruida, Dios tampoco desea que su pueblo perezca.

Creados Para El Propósito De Dios

Las personas han tenido la opción de desobedecer a Dios desde que fueron creados, pero eso no era lo que Dios deseaba que nosotros escogiéramos. El pecado nos separa de Dios pero Dios desea relacionarse con nosotros. Es por eso que envió a Jesús a salvarnos de nuestros pecados. La gente peca porque “no tienen temor de Dios en absoluto” (Salmo 36:1), pero Dios dice: “…todo el que me reconoce como su Dios, yo los he creado para mi gloria.” (Isaías 43:7) Recuerde escoger a Dios y obedecer Sus mandamientos para que podamos darle gloria. Aún cuando Dios no deseaba que nosotros escogiéramos la maldad, El proveyó para nosotros una salida a través de Jesús. Seamos agradecidos y continúe escogiendo el bien sobre el mal.


Ore esta semana:

Dándole gracias a Dios por ofrecer la Salvación

¿Le gusta este contenido?

¿Le gustó lo que acaba de leer? Suscríbase para recibirlo en su buzón como un e-mail

Suscríbase