Devocional Semanal

Interesándose por la Gente a su Alrededor

En el Antiguo Testamento, el libro de Rut cuenta una hermosa historia de amor y lealtad dentro de una familia.

Escrito por Hope on 09/05/2016

"Y que el Señor haga crecer y sobreabundar el amor que tienen unos por otros y por toda la gente, tanto como sobreabunda nuestro amor por ustedes."

(1 Tesalonicenses 3:12)

En el Antiguo Testamento, el libro de Rut cuenta una hermosa historia de amor y lealtad dentro de una familia.

Noemí, una israelita, había viajado con su esposo e hijos hacia la tierra lejana de Moab para escapar del hambre en Israel. Sus hijos se casaron con mujeres de Moab, una de ellas siendo Rut. Cuando su esposo e hijos murieron, Noemí escoge regresar a Israel y a su pueblo.

Amarse Unos a Otros

Noemí y sus nueras se amaban muchísimo. Noemí, deseando que estuvieran bien cuidadas, les instó a que permanecieran en Moab para que se volvieran a casar. Sin embargo, Rut escogió quedarse con Noemí, dedicándose a servir a su suegra y a Dios. Ella demostró un amor y una lealtad que los apóstoles Pablo y Juan describieron años más tarde: “Aquellos que se niegan a cuidar de sus familiares, especialmente los de su propia casa, han negado la fe verdadera y son peores que los incrédulos.” (1 Timoteo 5:8), y “los que aman a Dios amen también a sus hermanos en Cristo.” (1 Juan 4:21)

Evitar la Maldad y Orar

En Israel, Rut proveía para ella y para Noemí recogiendo espigas de trigo. Ella escogió el campo de Booz, uno de los parientes lejanos de Noemí. Booz le dijo a Rut que permaneciera en su campo donde estaría segura de hombres peligrosos. Esto refleja la advertencia de Dios a su pueblo en contra el contacto directo con aquellos que escogen la maldad. “Si lo haces, seguirás sus malos caminos y quedarás atrapado.” (Éxodo 34:12) Si no podemos evitar el daño, Jesús dice que: “Oremos por los que nos lastiman”. (Lucas 6:28) Debemos evitar los caminos de maldad pero interesarnos y orar por aquellos que escogen el mal.

Interesarse por Otros – Sin Importar la Situación

Noemí amaba a Rut, queriendo verla casada y estable. Ella instruyó a Rut para que le pidiera a Booz que cuidara de ella (y de Noemí) casándose con ella. Aunque Rut era una pobre extranjera, Booz la trató con piedad y accedió. Jesús habló de proveer para los demás: “todo lo que hicieron por uno de mis hermanos, aún por el más pequeño, lo hicieron por mí”. (Mateo 25:40) Nosotros también debemos demostrar interés genuino por los demás, especialmente por aquellos que están en necesidad.

Cuando Rut escogió quedarse con Noemí en vez de permanecer con su propia gente, ella dijo: “Iré a donde tú vayas, y viviré donde tú vivas. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios será mi Dios." (Rut 1:16)

La devoción de Noemí al Dios Viviente hizo que Rut dejara los dioses de su tierra Moab. ¿No sería asombroso si su amor por Dios y por la gente inspirara a otros a darle la espalda al pecado y seguir a Dios?


Ore esta semana:

Gracias Padre por Tu gracia y Tu perdón. Ayúdame por favor, a aumentar mi amor por mi prójimo y muéstrame cómo puedo cuidar de mi familia y mis hermanos en Cristo. Guía a aquellos que me han hecho daño y apártales del pecado. Haz que mi amor por los demás motive a las personas a mi alrededor a seguir a Cristo. En el nombre de Jesús, Amén.


El interesarse de verdad por los demás, toma tiempo, energía, y un corazón dedicado al Señor.

¿Le ha pedido usted a Dios que le utilice para impactar las vidas de los demás? ¿Cómo le ha utilizado Dios esta semana, para ayudar en alguna necesidad y glorificar a Dios?

Comparta su historia AQUÍ.

¿Le gusta este contenido?

¿Le gustó lo que acaba de leer? Suscríbase para recibirlo en su buzón como un e-mail

Suscríbase

Artículos relacionados

Día 11: Amar a los Demás

¿Es realmente posible amar a los demás?

Lea más