Devocional Semanal

Jesucristo Puede Sanar la Adicción

Usted puede ser liberado de su adicción.

Escrito por Lois on 25/07/2016

“Las tentaciones que enfrentan en su vida no son distintas de las que otros atraviesan. Y Dios es fiel; no permitirá que la tentación sea mayor de lo que puedan soportar.”

1 Corintios 10:13 (NTV)

Todos tenemos deseos incorrectos y somos tentados, pero Dios nos ha dado un defensor que nos ayuda a resistir el pecado, si queremos. ¿Está usted cansado de su adicción al alcohol, al sexo, las drogas, la pornografía, o la codicia? Jesús ha provisto la salida para ser liberado de estas adicciones. Esta es la manera en que usted podrá resistir la tentación y permitir que Jesús sane su adicción.

Hay un sinnúmero de personas que están disfrutando de algún tipo de adicción porque todavía no han tenido que enfrentar las consecuencias de esa adicción. Gálatas 6:8 nos dice que aquellos “que viven solo para satisfacer los deseos de su propia naturaleza pecaminosa cosecharán, de esa naturaleza, destrucción y muerte; pero los que viven para agradar al Espíritu, del Espíritu, cosecharán vida eterna.” No hay paz ni libertad al amar una adicción o pecado. Si usted desea ser sanado, debe abandonar y renunciar a la adicción o el pecado.

Resista la Tentación

2 Timoteo 2:22 nos dice “Huye de todo lo que estimule las pasiones juveniles. En cambio, sigue la vida recta, la fidelidad, el amor y la paz. Disfruta del compañerismo de los que invocan al Señor con un corazón puro.”

  • Todos somos tentados; nadie está exento.
  • Aprenda a reconocer las personas, cosas, y las situaciones que son más poderosas para usted.
  • Luego de reconocer al tentador, resístalo.
  • La decisión es suya, por lo tanto, escoja hacer lo que agrada a Dios.
  • Busque amistades que amen a Dios, que hayan resistido la tentación, y que le puedan ayudar a usted a resistir las suyas.

La Sanación es Posible

Jesús puede sanar todo tipo de adicción, aun aquellas que buscamos deliberadamente. Jesús nos dice en Joel 2:25, “Les devolveré lo que perdieron a causa del pulgón, el saltamontes, la langosta y la oruga” aun si el sufrimiento es el castigo de Dios hacia la persona por su conducta pecaminosa. El propósito de Dios nunca es tentarnos para hacernos caer en pecado sino hacernos santos y útiles. (Santiago 1:13; Hebreos 12:11-13) David, conociendo el castigo de Dios, dijo lo siguiente; “Devuélveme la alegría; deja que me goce ahora que me has quebrantado.” (Salmos 51:8) Pídale a Jesús que sane su dolor físico o emocional provocado por un padre abusivo, la aflicción por la pérdida de un hijo, la soledad debido a la muerte del cónyuge, o cualquier situación por la cual usted esté pasando. Ninguna adicción le va a sanar. Permitir que su naturaleza pecaminosa controle su mente conducirá a la muerte. Permitir que el Espíritu de Dios controle su mente, conduce a la paz y a la vida. (Romanos 8:6)


Ore esta semana:

Padre, este pecado está destruyendo mi vida. Por favor ayúdame. En el nombre de Jesús, Amén.


¿Está usted adicto a algo y necesita que Jesús le sane?

Haga clic AQUÍ para poderle ayudar.

¿Le gusta este contenido?

¿Le gustó lo que acaba de leer? Suscríbase para recibirlo en su buzón como un e-mail

Suscríbase

Artículos relacionados

Día 13: Venciendo la Vieja Naturaleza

¿Cómo manejo los momentos difíciles y las tentaciones?

Lea más

Recuperándose de la Adicción

¿Cuán lejos está usted dispuesto a llegar, destruyendo su vida con una adicción?

Lea más

Cómo Sanar la Adicción

Esperanza para los que sufren y están atrapados.

Lea más