Devocional Semanal

¡Manténgase Orando!

A veces parece que hay muchas cosas por las cuales orar y pocas personas orando.

Escrito por Hope on 18/07/2017

“Y (el Señor) les dio las siguientes instrucciones: «La cosecha es grande, pero los obreros son pocos. Así que oren al Señor que está a cargo de la cosecha; pídanle que envíe más obreros a sus campos.”

Lucas 10:2

Hoy día, hay una tremenda conmoción alrededor del mundo. Gobiernos espiándose entre sí, acosando a su propia gente, otros que no están de acuerdo con sus diferencias, mientras que los que se encuentran en el poder persiguen a minorías que tienen diferentes puntos de vista. ¿Cómo puede Dios trabajar en todas estas situaciones? ¿Se preocupa Él por usted y por las personas por las que usted ora en medio de todo este tumulto?

Dios Sí se Preocupa

La Biblia nos dice que: “En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y envió a su Hijo para que fuera ofrecido como sacrificio por el perdón de nuestros pecados” (1 Juan 4:10). Su amor se extiende no solamente entre Su gente, sino Su amor alcanza a todas las personas: “Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna” (Juan 3:16).

Dios Odia la Maldad

La Biblia es clara en cuanto a que Dios menosprecia cuando los humanos se hieren entre sí. “Hay seis cosas que el Señor aborrece… los ojos que se enaltecen, la lengua que miente, las manos que derraman sangre inocente, el corazón que hace planes perversos, los pies que corren a hacer lo malo, el falso testigo que esparce mentiras, y el que siembra discordia entre hermanos” (Proverbios 6:16-19). En cambio Él dice: “Yo, el Señor, amo la justicia” (Isaías 61:8a).

Dios Quiere que Oremos

Aunque a veces podamos sentir que estamos orando en contra de una marea interminable de maldad, Jesús les dijo a sus seguidores “que debían orar siempre, sin desanimarse” (Lucas 18:1). El apóstol Pablo nos recuerda que “oremos en el Espíritu en todo momento y en toda ocasión. Manténganse alerta y sean persistentes en sus oraciones por todos los creyentes en todas partes” (Efesios 6:18). Podemos confiar que Dios gobernará sobre todas las cosas—desde eventos que afecten al mundo hasta preocuparse por los corazones de las personas a las que usted ama: “Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito” (Romanos 8:28).

Orar, Interesarse por Otros, y Compartir a Jesús

Le animamos a que, si no lo ha hecho hasta hoy, elija a cinco personas en su vida con las que desee compartir a Cristo. Es importante ORAR por las bendiciones de Dios sobre sus vidas, para que acepten a Jesús como su Salvador, desarrollar una relación de amistad con ellos, PREOCUPARSE por ellos y animarles a crecer en la fe.

La primera parte de este reto es orar para que Dios les bendiga y para que ellos conozcan a Jesús como su Salvador. Usted puede apartar 5 minutos cada día para orar por estas cosas. Usted puede orar cuando se está preparando en la mañana o cuando está de camino al trabajo o a la escuela.

¡Si hace de esto parte de su rutina diaria, se va a sentir más bendecido de lo usual!

Las siguientes son algunas sugerencias para “expandir” la oración por todas las personas a las cuales usted desea alcanzar:

  • En Lucas 10:2, Jesús nos pidió que oremos por más obreros al campo porque la cosecha es mucha. Hoy en día, con más de 5 mil millones de personas que no conocen a Cristo como Señor y Salvador, necesitamos más obreros. Oremos para que Dios envíe obreros a las diferentes comunidades en esta Tierra. Puede orar por los que ministran a nivel local y por medio del internet.
  • En 1 Timoteo 2:1-2, el Señor nos ordena a orar por todas las personas, incluyendo a aquellas en posiciones de autoridad. Usted puede orar por las personas en autoridad en su país, comunidad, gobierno, negocios, iglesias, medios de comunicación, educación, agencias de orden público, justicia, etc.
  • Orar por la paz en otros países.

Estas son solo algunas sugerencias. Le animamos a que ore por lo que Dios ponga en su corazón.


Ore esta semana:

Señor, oro por las cinco personas que Tú pusiste en mi corazón, te pido que envíes más obreros a la mies, por aquellos en posiciones de autoridad, por la paz en Jerusalén y por la salvación de los judíos (Salmo 122:6). Ayúdame a interceder por ellos delante de ti todos los días. En el nombre de Jesús, Amén.


¿Qué es lo primero que usted hace cuando enfrenta alguna dificultad o necesidad? La respuesta le dejará saber en qué o quién, su corazón confía.

¿Qué es aquello que se le hace difícil entregarle a Dios?

Haga clic AQUÍ para hablar con alguien al respecto.

¿Le gusta este contenido?

¿Le gustó lo que acaba de leer? Suscríbase para recibirlo en su buzón como un e-mail

Suscríbase

Artículos relacionados

Hablando con Dios

La oración es hablar con Dios de manera reverente y amorosa.

Lea más

La Oración Salva Vidas

¿Son contestadas las oraciones eficaces?

Lea más