Devocional Semanal

Preocupándose por Su Comunidad

Recordemos que cuando salimos de la iglesia mostramos el amor y el cuidado de Dios de una forma tangible a muchos que nunca lo han experimentado.

Escrito por Hope on 02/02/2014

“Además, busquen el bienestar de la ciudad adonde los he deportado, y pidan al Señor por ella, porque el bienestar de ustedes depende del bienestar de la ciudad.»” Jeremías 29:7

“No se olviden de hacer el bien y de compartir con otros lo que tienen, porque ésos son los sacrificios que agradan a Dios.” Hebreos 13:16

Recientemente, en mi iglesia nos han estado animando a involucrarnos en el servicio a la comunidad local. Muchas personas sirven en la iglesia como: profesores, personal de limpieza, músicos y más. Pero, recordemos que cuando salimos de la iglesia mostramos el amor y el cuidado de Dios de una forma tangible a muchos que nunca lo han experimentado.

Es algo sencillo, como recoger basura en el barrio, o involucrarse en empezar un programa donde se provea mentores para los niños en riesgo en la escuela primaria local.

Usted encontrará organizaciones cerca suyo con las cuales puede trabajar o apoyar en oración. Aquí le proveemos algunos grupos en donde Dios le puede estar llamando a servir.

Indigentes

El hermano de Jesús nos plantea la siguiente pregunta, “Supongamos que un hermano o una hermana no tienen con qué vestirse y carecen del alimento diario, y uno de ustedes les dice: «Que les vaya bien; abríguense y coman hasta saciarse», pero no les da lo necesario para el cuerpo. ¿De qué servirá eso?” (Santiago 2:15-16). Existen organizaciones que ayudan a proveer las necesidades básicas de los indigentes. En este momento, usted puede orar por estas organizaciones que siguen el ejemplo de cuidado a los pobres que el Señor modeló. Pregúntele al Señor si Él le está llamando a servir, donar o asociarse en una labor como esta.

Casas de Refugio o Centros de Ayuda para Mujeres

Santiago nos instruye en: “La religión pura y sin mancha delante de Dios nuestro Padre es ésta: atender a los huérfanos y a las viudas en sus aflicciones.” Santiago 1:27a. Y el apóstol Pablo le dijo a su discípulo Timoteo, “a las ancianas, como a madres; a las jóvenes, como a hermanas, con toda pureza. Reconoce debidamente a las viudas que de veras están desamparadas.” (1 Timoteo 5:2-3). Pregúntele al Señor si Él lo está llamando a ayudar a proteger a los más vulnerables en su comunidad – mujeres abusadas o incluso mujeres embarazadas y los niños que están en sus vientres.

Ministerios de Ayuda Financiera

Algunos ministerios comparten el evangelio proveyendo préstamos para negocios pequeños que están empezando, de acuerdo a lo que dice en Salmos “Para los justos la luz brilla en las tinieblas. ¡Dios es clemente, compasivo y justo! Bien le va al que presta con generosidad, y maneja sus negocios con justicia.” (Salmos 112:4-5). Estos ministerios prestan dinero a las personas para iniciar pequeños negocios, mientras que le enseñan los que reciben el acerca del Señor y a cómo crecer en su fe. Con esto, mujeres y hombres de negocios proveen para sus familias y a sus comunidades, posteriormente terminan de pagar sus préstamos y continúan expandiendo su ministerio por medio de prestar dinero a otros pequeños empresarios. Pregúntele al Señor si Él lo está llamando a bendecir su comunidad a través de este tipo de ministerio.

Nuestra serie Orar, Interesarse por Otros y Compartir a Jesús de esta semana nos muestra una forma diferente de cómo podemos cuidar de otros preocupándonos por diferentes grupos u organizaciones.

ORAR, INTERESARSE POR OTROS Y COMPARTIR A JESÚS

“¡Cuidando las organizaciones de una forma especial!”
Jeremías 29:7

El Señor quiere que nos preocupemos por las organizaciones que nos sirven y por la comunidad donde vivimos y trabajamos. Los judíos fueron exilados a la fuerza, tuvieron que dejar sus casas en Jerusalén e irse a Babilonia. ¡Seguramente estuvieron sorprendidos cuando Dios les dio la orden de cuidar de los babilonios! Pero prometió que si ellos oraban por la cuidad, el Señor les daría paz. (Jeremías 29:7)

Aunque sabemos que somos llamados a orar y a preocuparnos por las personas, es también importante orar específicamente por organizaciones que sirven nuestra comunidad, desarrollar relaciones e interesarnos por ellas:

  • Su lugar de trabajo
  • Oficinas de gobierno, alcaldías, estaciones de policía, hospitales y clínicas.
  • Negocios y tiendas
  • Barrios y comunidades

Escoja el lugar por el cual se va a preocupar, luego, empiece por orar pidiendo la bendición de Dios sobre ese lugar. Después de un tiempo, acérquese a un representante de la organización o compañía, y pregúntele por las necesidades que tienen para que pueda orar específicamente por ellas. Responda siempre con amor, independientemente de la reacción que tengan ellos hacia usted. Deje su tarjeta personal para que lo contacten si presentan otras peticiones de oración. Y déjeles saber que usted está disponible para ayudar con otro tipo de necesidades que tengan también.

Continúe pidiendo la bendición de Dios sobre este lugar y ore por las necesidades expresadas. Continúe cultivando la relación, y deje que el Espíritu Santo le dirija mientras usted se mantiene en contacto con ellos.

No se limite solamente a relacionarse con grupos, negocios u organizaciones cristianas. De hecho, usted puede tener un mayor impacto si muestra amor y cuidado hacia los no creyentes.

Cosas maravillosas han pasado cuando creyentes empiezan a orar y preocuparse por organizaciones en sus comunidad. Por ejemplo, bares se han convertido en iglesias; tiendas pornográficas han cerrado; los dueños, administradores y empleados han conocido a Cristo. Nuestra tarea es ser obediente; el Espíritu Santo se ocupa del resto.


Ore esta semana:

Que el Señor bendiga su comunidad.

¿Le gusta este contenido?

¿Le gustó lo que acaba de leer? Suscríbase para recibirlo en su buzón como un e-mail

Suscríbase