Devocional Semanal

Refleje la luz de Cristo

¿Cómo reacciona la gente cuando descubren que usted es un cristiano?

Escrito por Hope on 16/03/2014

“Ustedes son la luz del mundo, como una ciudad en lo alto de una colina que no puede esconderse. Nadie enciende una lámpara y luego la pone debajo de una canasta. En cambio, la coloca en un lugar alto donde ilumina a todos los que están en la casa. De la misma manera, dejen que sus buenas acciones brillen a la vista de todos, para que todos alaben a su Padre celestial. ” Mateo 5:14-16

¿Es usted un discípulo de Jesús?

No deberían sorprenderse si su vida refleja el amor, la paciencia y el sacrificio de Cristo. Jesús dijo: “El amor que tengan unos por otros será la prueba ante el mundo de que son mis discípulos.” (Juan 13:35) La Biblia nos instruye a que llevemos “una vida limpia e inocente como corresponde a hijos de Dios y brillen como luces radiantes en un mundo lleno de gente perversa y corrupta.” (Filipenses 2:15) Debido a la bondad de Dios, nosotros debemos sobresalir entre la gente.

Ámense los unos a los otros

La Biblia dice que el amor de Dios por nosotros es sacrificial y, “ya que Dios nos amó tanto, sin duda nosotros también debemos amarnos unos a otros.” (1 Juan 4:11) Los cristianos debemos ser amables unos con otros, de buen corazón, y perdonarnos los e unos a otros, tal como Dios nos ha perdonado por medio de Cristo (Efesios 4:32).

Las instrucciones de Dios para tratar con los demás se “resumen en uno sólo: ‘Ama a tu prójimo como a ti mismo.’ El amor no hace mal a otros…” (Romanos 13:9-10). Los cristianos tienen más de una razón para demostrar su amor por sus hermanos y hermanas en Cristo. Es muy fácil ser agradable cuando las cosas van bien y cuando las personas le tratan bien. Pero usted da testimonio del amor y la misericordia de Dios cuando usted se muestra bondadoso con aquellas personas que son malas, diferentes o difíciles de tratar.

Testifique

A través del Espíritu Santo, Dios le ha dado a Su pueblo el poder para hablarle a las personas de Él en todo lugar, hasta lo último de la tierra. Usted es un testigo de la verdad de Dios. Sus palabras pueden ser las que animen a alguien a recibir la gracia redentora de Dios. Siempre esté preparado para compartir esas palabras, y vivir una vida santa que sea de testimonio para ellos.

ORAR, INTERESARSE POR OTROS Y COMPARTIR A JESÚS

“¡Ustedes son la luz del mundo!”
Mateo 5:14-16

“Yo soy la luz del mundo. Si ustedes me siguen, no tendrán que andar en la oscuridad porque tendrán la luz que lleva a la vida” (Juan 8:12). ¡ Es asombroso que Jesús se llama a Sí mismo la luz del mundo, y en Mateo 5:14-16, Jesús también declara que nosotros somos la luz del mundo! Él nos anima a dejar que nuestra luz, nuestras buenas obras, brille delante de los otros para que ellos glorifiquen a nuestro Padre en los cielos.

Dios quiere que seamos como una ciudad sobre una colina (Mateo 5:14) en donde usted, como discípulo, viva esa vida que refleja la luz de Dios. ¡Imagínese que se levanta cada mañana con un deseo ardiente (con humildad delante de Dios) de ser de bendición para toda persona con la cual se encuentre en ese día!

Entonces, ¿cuáles son algunas maneras en las que usted puede ser luz para el mundo? Comience su día lleno de alabanzas hacia nuestro Rey. Pídale al Señor que le de gracia para ser de bendición dondequiera que vaya y ore por la salvación de las personas que no le conocen como su Salvador personal.

Cuando vaya de camino a su trabajo, ore por las personas que Dios pone en su camino pidiéndole a Dios que enfoque su atención hacia las personas que están en Su corazón.

Si alguien le trata mal o injustamente, reconozca el enojo que hay en su corazón, perdone a la persona, y ore que el Señor les bendiga. Usted sentirá la paz de Dios inmediatamente.

En su trabajo, usted puede orar por su proyecto de la mañana y comience con gozo, sabiendo que lo está haciendo para el Señor. Agradézcale a su compañero de trabajo por un trabajo bien hecho. Llévele un refresco a un compañero que es nuevo en la oficina.

Si su supervisor solicita un voluntario para ayudar en otra área, usted puede ofrecerse mientras ora en silencio pidiendo la bendición de Dios sobre el supervisor. Y así sucesivamente...


Ore esta semana:

Sus buenas obras glorifiquen a Dios

¿Le gusta este contenido?

¿Le gustó lo que acaba de leer? Suscríbase para recibirlo en su buzón como un e-mail

Suscríbase