Devocional Semanal

Si Todos Hiciéramos Esto, Podríamos cambiar el Mundo

Sea una bendición para otros.

Escrito por Janet Perez Eckles on 06/06/2017
Temas: Dios, Bendicion

“Les digo lo siguiente: el día del juicio, tendrán que dar cuenta de toda palabra inútil que hayan dicho. Las palabras que digas te absolverán o te condenarán”.

Mateo 12:36-37

Mi quijada estaba aún adormecida al acercarme al escritorio de la recepcionista del dentista. Ella me entregó la tarjeta. “Aquí está la fecha de su próxima cita”.

“Gracias,” le dije. Luego, me incliné hacia ella y le susurré, “ Y permanezca siempre tan dulce como es ”.

Ella no respondió. Pero después de unos segundos, aclaró su garganta, “Eso es lo más amable que alguien me ha dicho últimamente”. Su voz se estremeció.

Le di una enorme sonrisa. Pero camino a casa, su respuesta se me quedó en la mente. ¿Qué me impulsó a decirle eso a ella? ¿Con qué frecuencia me he encontrado con personas que también podrían necesitar una palabra amable, un comentario alentador o una sonrisa genuina?

Pero el ajetreo de la vida, el tirón de la siguiente tarea, las situaciones presentes, usualmente borran cualquier deseo de motivar a aquellos que apenas conocemos, a los que sí conocemos y...aquellos que amamos.

Todos escuchamos palabras desalentadoras en las noticias, en el trabajo, en la calle, en la radio, en la televisión, en las redes sociales. Pero tenemos el poder para cambiarlo.

Nosotros podemos hacer la diferencia, escogiendo motivar a otros. A compartir palabras amables, impartir comentarios positivos y demostrar amabilidad como si estuviésemos abrazando a alguien con nuestras palabras.

Veamos tres verdades sobre el poder de nuestras palabras:

  1. “La preocupación agobia a la persona; una palabra de aliento la anima”. (Proverbios 12:25)
  2. “Las palabras amables son como la miel: dulces al alma y saludables para el cuerpo”. (Proverbios 16:24)
  3. “El consejo oportuno es precioso, como manzanas de oro en canasta de plata”. (Proverbios 25:11)

Nuestras palabras pueden levantar el alma, traer una sonrisa a nuestro rostro y tocar el corazón.


Ore esta semana:

Padre, ayúdame a ser de bendición a otros durante el transcurso de mi día. Ayúdame a ser proactivo en mi interacción con todos lo que me encuentro, a impartirles Tu amor y Tus bendiciones. Amén.


¿Qué impacto tendrán hoy, el poder de sus palabras?

Haga clic AQUÍ para hablar con alguien al respecto.

El contenido de este Devocional ha sido compartido a través de una asociación con Janet Perez Eckles.

¿Le gusta este contenido?

¿Le gustó lo que acaba de leer? Suscríbase para recibirlo en su buzón como un e-mail

Suscríbase

Artículos relacionados

Bendiga a Aquellos que le Maldicen

¿Qué es lo peor que a usted le ha pasado? ¿Cuán difícil es amar a alguien que le ha ofendido o herido?

Lea más