Devocional Semanal

Testifica con Gozo

¿Se acercan a las personas a Dios al ver la forma en la que vive?

Escrito por Hope on 03/11/2013

Mantengan entre los incrédulos una conducta tan ejemplar que, aunque los acusen de hacer el mal, ellos observen las buenas obras de ustedes y glorifiquen a Dios en el día de la salvación” (1 Pedro 1:12).

Una mujer ya mayor estaba en el hospital, recuperándose de un accidente. Su enfermera se dio cuenta que su familia venía a visitarle todos los días, a pesar de la situación, todos ellos, incluyendo a la paciente, estaban llenos e gozo.

Un día, uno de los visitantes juntó a un grupo de personas para orar y les pidió a las enfermeras que se unieran también.

Nunca antes nadie se había ofrecido a orar con la enfermera. Aún cuando ella no tenia ninguna creencia religiosa y se sentía un poco incómoda, decidió quedarse y cerró sus ojos juntamente con los demás.

El hombre empezó a alabando a Dios, luego pidió por la sanidad de la paciente. El oró de forma simple, con palabras cotidianas, como un niño que comparte sus necesidades con su amado padre. Ella estaba tan inmersa en la atmósfera que casi no se dio cuenta cuando él se detuvo. Ella levantó la mirada y se dio cuenta que el hombre le estaba preguntando su nombre. ¡El cerró sus ojos para continuar con la oración, donde le pedía a Dios que la guíe y la bendiga! Cuando la oración llegó a su fin, la emoción la embargaba al darse cuenta que este extraño se interesaba por ella.

En medio de sus lágrimas, ella explicó que sabía que algo le faltaba en su vida-- ¿era la oración el secreto de su gozo? Ellos le explicaron que no fue la oración, sino a Quién dirigían la oración lo que les producía gozo. No era un secreto ni un misterio; más bien le dijeron cómo ella podía acercarse a Dios a través de su Hijo Jesucristo. El hombre que oró previamente le proveyó su información de contacto para que ella pueda aprender más acerca de lo que le habían dicho. Este hombre no era un miembro de la familia, sino el pastor de la iglesia a donde ellos iban.

La familia se regocijó juntamente con la enfermera cuando ella puso su fe en Jesús. Su actitud de amor, gozo y cuidado dejaron una impresión en ella, ahora ella sabía la fuente de su paz y gozo.

¿Se acercan a las personas a Dios al ver la forma en la que vive?

ORAR, INTERESARSE POR OTROS Y COMPARTIR A JESÚS

¡Preocupándose por personas que están a su alcance!

Cita Bíblica: 1 Pedro 2:12

Hace un par de semanas le habíamos desafiado a que escoja a cinco personas que no conocen a Jesús a las cuales usted cree que Dios quiere que alcance. El desafío incluía ORAR para que las bendiciones de Dios sean sobre ellos, y para que ellos acepten a Jesús como su Salvador (si usted no tuvo la oportunidad de leer esa carta de oración, puede leerla aquí).

Además de poder orar por estas cinco persona, usted puede INTERESARSE por ellos de la siguiente manera:

  • Construyendo o manteniendo una amistad con ellos.
  • Siendo sensible a sus necesidades y estar pendientes de ellos en los tiempos de crisis (las crisis a menudo generan una mayor apertura al evangelio).
  • Ayudando a suplir la necesidad o a manejar la crisis de la mejor forma posible.
  • Animándolos
  • Pidiéndole al Señor que provea para ellos y trabaje en sus corazones a través de la crisis.

Dios quiere que nuestras vidas lo reflejen a Él, de tal forma que las personas noten las buenas obras y alaben a Dios (1 Pedro 2:12). Lo que sea que usted haga por las personas a las que usted ministra, hágalo por amor a ellos y obediencia a Jesús. No deje que reacciones negativas lo desaliente a amarlos.

Cuando usted ore por la necesidad de alguien, usted puede orar silenciosamente por ellos o audiblemente junto con ellos. Mantenga siempre la puerta abierta para que Dios le dirija de una forma u la otra.

Si la persona a la que usted está ministrando no vive cerca suyo, use la tecnología (teléfono, mensajes de texto, correo electrónico, etc) para construir la relación.

Recuerde que el enfoque diario en estas cinco personas representa un esfuerzo constante hasta que las personas acepten a Jesús como su Salvador, o por el tiempo que Dios le dirija hacerlo. ¡Yo oré junto a otros durante 20 años por la salvación de mi mamá y gozosamente vino al Reino de Luz de Dios tres. años antes de morir e ir al cielo!


Ore esta semana:

Para que Dios le ayude a vivir en Sus caminos para que otros Lo alaben.

¿Le gusta este contenido?

¿Le gustó lo que acaba de leer? Suscríbase para recibirlo en su buzón como un e-mail

Suscríbase