Devocional Semanal

¿Quién Eres?

Usted puede estarse preguntando cuál es su identidad como hijo adoptivo de Dios.

Escrito por GodLife on 04/04/2016

“Te conocía aun antes de haberte formado en el vientre de tu madre; antes de que nacieras, te aparté y te nombré mi profeta a las naciones.”

(Jeremías 1:5)

Durante el proceso de nuestra familia para adoptar a un niño, aprendimos que los hijos adoptivos a veces se preguntan sobre su historia y cómo encajar en la nueva familia. Es posible que usted también, se pregunte sobre su identidad como hijo adoptivo de Dios. Él ha sabido quién era usted y quién llegaría a ser, desde antes de usted nacer. Pero Dios le deja descubrir cómo Él puede usar su personalidad única para ministrar a otros.

Su Identidad en Dios

Cuando usted acepta a Cristo como su Salvador, eso significa que Dios le ha aceptado a usted como Su hijo adoptivo. “A todos los que creyeron en él y lo recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios.” (Juan 1:12), y “Dios lo envió para liberar a todos los que teníamos que obedecer la ley, y luego nos adoptó como hijos suyos.” (Gálatas 4:5) Parte de su identidad como hijo de Dios es siendo un representante de nuestro Señor. Jesús le dijo a sus seguidores: “Ustedes son la luz del mundo… dejen que sus buenas acciones brillen a la vista de todos, para que todos alaben a su Padre celestial.” (Mateo 5:14 y 16)

La Interacción con Otros Creyentes

Las buenas acciones comienzan en el hogar, con la familia, y otros creyentes son su familia en Cristo. En Gálatas 6:10, el apóstol Pablo escribió: “hagamos el bien a todos, en especial a los de la familia de la fe.” Y como ánimo adicional, se nos dice “sigan amándose unos a otros como hermanos.” (Hebreos 13:1)

La Interacción con los No Creyentes

El asegurarse que el amor es parte de su personalidad es importante para ministrar a las personas que aún no conocen a Dios. Jesús llamó a Sus seguidores “y serán mis testigos, y le hablarán a la gente acerca de mí en todas parte” (Hechos 1:8) En 1 Pedro 3:15, Pedro nos recordó “si alguien les pregunta acerca de la esperanza que tienen como creyentes, estén siempre preparados para dar una explicación.” A veces los no creyentes “son incapaces de ver la gloriosa luz de la Buena Noticia. No entienden este mensaje acerca de la gloria de Cristo” (2 Corintios 4:4). Cuando Pablo compartía el evangelio, el “trato de encontrar algo que tengamos en común, y hago todo lo posible para salvar a algunos. Hago lo que sea para difundir la Buena Noticia” (1 Corintios 9:22-23). Siguiendo ese ejemplo, usted puede descubrir las cosas buenas que Dios ha puesto en su personalidad que le permitirán compartir Su amor, de manera personal y única.


Ore esta semana:

Padre, por favor ayúdame a entender mi identidad como hijo tuyo.


¿Cuáles son algunas maneras en que una persona introvertida o que no tiene el don de evangelismo puede compartir a Jesús? Cómo le ayuda recordar que Jesús es la Vid y usted es una rama? (Juan 15)

Haga clic AQUÍ para hablar con alguien.

¿Le gusta este contenido?

¿Le gustó lo que acaba de leer? Suscríbase para recibirlo en su buzón como un e-mail

Suscríbase

Artículos relacionados

Tres verdades acerca de ser un hijo de Dios

¿Exactamente, qué es esta nueva identidad que tenemos en Cristo?

Lea más